Actividades

Visítanos

Conéctate

Multimedia

Esta es su historia

 

–¿Qué tiene para ofrecerle a mi hija? –Una biblia y una guitarra es todo lo que tengo.

–Respondió Luis cuando pedía la mano de Cristina, a sus veintiún años. –¡Eso es suficiente!

–Dijo la madre de Cristina y los bendijo. 

Desde entonces con hermosos pies caminan a la par y de la mano de quien los llamó, Jesús. Sus primeros paso los dan en Buenaventura con el lema de “Una costa que no ha sido olvidada por Dios”. Esta joven pareja llena de pasión por Jesús, de la fe que les fue dada, una biblia y una guitarra, fueron los tizones que Dios usó para encender uno de los mayores avivamientos que tuvo Colombia en su costa pacífica. Han sido 40 años de una vida de entrega por completo al servicio de Dios, dejando a lo largo de la costa pacífica en ciudades como Tumaco, Buenaventura, Quibdó, unta soldado, entre otras; más de x iglesias que han continuado su legado de amor por la obra de Dios.

En el años después y respondiendo a un llamado del Señor, nuestros pastores Luis y Cristina llegaron a la ciudad de Cali con su familia, recibiendo la orientación del Espíritu Santo comenzaron los grupos de oración en el barrio San Fernando que darían pie a la fundación de nuestra Iglesia Cristiana Plenitud. Donde la mano de Dios se movió con un avivamiento sobrenatural para darnos como templo el antiguo Teatro San Fernando, donde actualmente funciona nuestra comunidad guiados por El padre, el hijo y el Espíritu Santo y de la cuál te invitamos hoy a ser parte! Conéctate hoy con nosotros y el amor de Dios.

Copyright © 2018 Plenitud Derechos Reservados. Todas las marcas, logotipos, iconos e imágenes son propiedad de sus respectivos autores y solo se utilizan con fines ilustrativos. Los precios mostrados son los totales a pagar en moneda nacional colombiana con impuestos y retenciones incluidas. El uso de este portal web y todos sus servicios constituye la aceptación de nuestros Términos y Condiciones

 

| Política de Privacidad | Mapa del Sitio |   -    Diseñado por Oscar Montealegre